Snuff

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Snuff

Mensaje por Ace el Jue Mayo 30, 2013 2:39 am

Sí, lo sé, el título es algo raro, pero no encuentro otras palabras para describir lo siguiente.

Siempre fui muy apegado a mi prima Alejandra. Cuando esto ocurrió, hace ya varios años, ella tenía la edad de diecinueve años y yo quince. Nuestros familiares siempre nos decían que parecíamos «uña y mugre», ya que siempre andábamos juntas de un lado a otro. Pero siempre hubo un hábito de Alejandra que a mí nunca me gustó: a ella le gustaba la pornografía.

Siempre creí que la pornografía sólo le gustaba a los hombres, pero mi prima muchas veces me contó de nuevas páginas que encontraba o de algunas prácticas sexuales bastante extrañas. Como ella sabía que a mí no me gustaban esas cosas, se limitaba a contarme de vez en cuando los resultados de sus búsquedas, pero jamás me incitó a ver una pagina así.

Cierto día de abril, me contó que había encontrado una página nueva en donde si te registrabas, tú mismo podías hacer tus videos o tus fotos «xxx». El primer error que cometió fue el de registrarse. En un inicio ella miraba pornografía, pero jamás subía fotos suyas o daba alguna información acerca de su vida. Desgraciadamente, después me enteré de que había empezado a tener varios seguidores en esa página porque había empezado a subir fotos de ella desnuda.

Entonces nuestra relación se fue debilitando poco a poco, hasta que terminó por extinguirse. Pasaron algunos meses en los que no tuve contacto con ella, pero una noche acudió a mi casa llorando y pidiéndole a mis papás que la dejaran hablar conmigo. Mis papás, preocupados, nos dejaron charlar a solas.

Alejandra me contó que desde que empezó a subir ese tipo de fotos, una chica de nombre Esther la había agregado como amiga, y que en la página de Esther había fotos de ella haciendo muchas cosas incorrectas. A pesar de saber que de esa amistad no saldría nada bueno, mi prima aceptó ser su amiga y poco a poco fueron compartiendo fotos y experiencias. Después de contarme esto, mi prima se puso muy nerviosa y me dijo que desde hace algunos días, Esther subía fotos en donde aparecía desnuda y llena de sangre, con su cuerpo mutilado, moretones en su cara y cadenas en sus pies. En pocas palabras, eran fotos de ella asesinada, en las que también se veía la sombra de quien había tomado las fotos, y mi prima sospechaba que el mismo fotógrafo era el asesino.

Aunque su relato me sorprendió, aún no comprendía del todo por qué Alejandra quería hablar conmigo, pero la respuesta a esa pregunta me llegó pronto.

Mi prima me dijo que en los comentarios de las fotos del asesinato de Esther aparecía un link bastante extraño, y que ella, por curiosidad, se atrevió a abrir esa página. Lo que vio fue algo perturbador: cientos de fotos de chicas asesinadas de la misma manera que Esther, y al final de cada foto, la leyenda «Tú eres la siguiente», acompañada de la foto de mi prima… Obviamente ella se asustó y cerró de inmediato la página; pero dice que cada noche podía ver a un hombre en su ventana sosteniendo una cámara en sus manos. Y cuando lo miraba detenidamente, podía ver que ese hombre sólo tenía una horrenda sonrisa en la cara. Sin ojos ni nariz.

¿Qué podía hacer yo? Aunque no creía su historia, le permití que durmiera varios días en mi casa, y como ella no vio en esos días nada extraño en las ventanas ni nada por el estilo, se sintió lista para regresar a su departamento.

Después de un tiempo dejé de saber de ella, hasta que un día mis padres me informaron que la habían asesinado; pero no me dijeron cómo o por qué. Tampoco me dejaron ir al funeral esa tarde, así que decidí meterme a la red social pornográfica en la que se había suscrito.

Y ahí estaban: fotos de ella, un día antes de su muerte, amarrada a una cama, desnuda y con muchas agujas en su cuerpo, llagas en los brazos y moretones en su cara. No pude ver las siguientes fotos. Lo único que me alegró fue no ver el link que ella me describió… Aquel en donde le anunciaron que ella sería la siguiente.

Cuando les conté a mis papás de lo que vi, y quisimos revisar la página, ésta había sido dada de baja, y el cómo murió mi prima quedó en una pregunta sin respuesta. Aunque juraría que ayer, cuando dormía, pude ver la silueta de un hombre en la ventana de mi vecina… un hombre sosteniendo una cámara…

«Pobre chica», pensé. «Todo por subir sus fotos a una página de internet»

______________________________
avatar
Ace

Admin Ace
Admin Ace

Masculino Ecuador
Mensajes : 3627
Fecha de inscripción : 28/07/2012
: The Chosen Ones

ATOs : 608
Reputación : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.