Novelas con enseñansa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Novelas con enseñansa

Mensaje por Ace el Mar Ago 28, 2012 2:31 am

Bien se me ocurrio este tema para hablar, comentar, postear sobre aquellas novelas que por una u otra razon han pasado por nuestra vida y nos han dejado un mensaje, enseñansa (La escuela en su mayoria de los casos jajajaja)

Bien dare algunos ejemplos de libros/Novelas que eh leido:

El caballero de la armadura oxidada:


Titulo: El caballero de la armadura oxidada (en inglés, The Knight in Rusty Armor)
Autor: Robert Fisher
Genero: Autoayuda
Tema:
Este libro nos enseña, con sutil sentido del humor, que debemos liberarnos de las barreras que nos impiden amarnos y conocernos a nosotros mismos para poder ser capaces de dar y recibir amor en abundancia, también que no siempre tenemos que guiarnos por lo que los demás piensen sobre nosotros mismos y que tenemos que ser independientes, pero que las personas que tanto amamos y nos aman siempre estarán junto a nosotros para ayudarnos. Esta lectura nos enseña muchas cosas que debemos aprender. Cristóbal y su madre fueron pacientes al esperar a que el caballero se quitara esa armadura, y el Caballero también fue paciente con eso.

Siempre hay que tener en mente que sí se puede hacer todo, tanto lo posible como lo que uno u otros creen imposible. El libro refleja el proceso de cambio de un ser humano que no expresa sus sentimientos.

Personajes

Caballero: Un caballero que creía ser bueno, generoso y amoroso (personaje principal).
Julieta: La esposa del caballero era una mujer fiel y bastante tolerante (ella escribía poemas hermosos, decía cosas inteligentes y tenía debilidad por el vino).
Cristóbal: El hijo del caballero, cabellos dorados , el nunca conoció a su padre sin la armadura (o sea el caballero).
Merlín: El mago que ayuda al caballero a llegar a su destino, haciendo que éste se esfuerce y encuentre a su Yo verdadero y la felicidad.
Rebeca: Paloma que lleva el mensaje al hijo del caballero y que también lo acompaña hasta el final de su camino.
Sam: El yo interior del caballero que lo aconseja, ayudándolo en su camino y a escucharse a sí mismo.
Ardilla: La ardilla que ayuda, y acompaña al caballero durante el viaje.
Herrero: este era el empleado del caballero, intenta quitarle la armadura al caballero sin éxito (era el hombre mas fuerte del reino).
Bolsalegre: Indica al caballero dónde está el Rey, lo guía a Merlín.

¿Quién se ha llevado mi queso?:


Titulo: ¿Quién se ha llevado mi queso? (Ingles: Who Moved My Cheese?)
Autor: Spencer Johnson
Genero: Autoayuda / motivacional
Resumen:

La narración comienza presentando a los cuatro vientos protagonistas de la fábula: los ratones "fisgón" y "escurridizo" y los liliputienses "hem" y "haw" y sus búsquedas de queso en un laberinto que representa el mundo real. Los ratones buscan un queso simple, mientras que los liliputienses buscan un Queso con mayúscula que representa cualquier cosa que queramos alcanzar (la felicidad, el trabajo, el dinero, el amor).

Cada uno encontró un día su propia clase de queso en el depósito de Queso Q. Cada vez se sentían más cómodos y trasladaron sus hogares para estar más cerca y crear su vida social alrededor de ese lugar.Kif y Kof se sentían tan a gusto que no se dieron cuenta de que la provisión de queso disminuía cada día que pasaba.

Un día los ratones llegaron al depósito de Queso Q y descubrieron que no había queso. Los ratones sí se habían percatado de que cada día había menos queso y el cambio no los cogió desprevenidos. Instintivamente, se pusieron las zapatillas de correr y partieron en busca de Queso Nuevo.

Más tarde llegaron los liliputienses que no estaban preparados para descubrir que no había Queso. Mientras que los ratones se habían puesto en marcha con rapidez, los liliputienses continuaban indecisos sin saber que hacer. Volvieron a sus casas con hambre y desanimo. Regresaron al día siguiente al depósito Sin Queso para comprobar que el Queso seguía sin estar ahí. Hem creía tener derecho al Queso mientras que Haw sugirió buscar algo de Queso Nuevo, a lo que Hem se negó.

Mientras las personitas seguían indecisos los ratones ya se habían puesto a buscar Queso Nuevo en el laberinto hasta que finalmente llegaron al depósito de Queso N donde encontraron una gran reserva de Queso Nuevo.

Mientras, Hem y Haw seguían regresando cada día al depósito de Queso Q, limitándose a esperar. Un día se les ocurrió que quizás el Queso pudiese estar detrás de la pared por lo que al día siguiente abrieron un agujero en la pared del depósito de Queso Q pero no encontraron ningún Queso.

Un día Haw se calzó las zapatillas de correr y se dispuso a explorar el laberinto, pero no logró convencer a Hem para que lo acompañara.

Durante algunos días fue encontrando un poco de Queso aquí y allá. Más tarde comprendió que el Queso del depósito de Queso Q no había desaparecido de repente, y que se si hubiese mantenido alerta el cambio no le habría cogido desprevenido. Algo más tarde se encontró con un prometedor depósito de Queso que resultó estar vacío. Continúo inspeccionando el laberinto y superando sus miedos. Al poco tiempo distinguió un depósito de Queso con trozos de Queso Nuevo en la entrada, pero al entrar descubrió que también estaba vacío. Alguien había estado allí y llegó a la conclusión de que si hubiera llegado antes muy probablemente habría encontrado una buena provisión de Queso Nuevo.

Decidió volver sobre sus pasos para comprobar si Kif se unía a él en la búsqueda de Queso Nuevo. Llegó al depósito de Queso Q y le ofreció unos trozos de Queso Nuevo a Kif pero éste los rechazó ya que no creía que le fuese a gustar y solo quería que le devolviesen su propio Queso. Algo más tarde, Kof volvió a marcharse solo y regresó al punto más alejado que había alcanzado en el laberinto.

Durante unos días encontró un poco de queso aquí y allá hasta que un día encontró el Queso Nuevo en el depósito de Queso N. Allí descubrió la presencia de los ratones que ya llevaban allí desde hacía un tiempo. Se saludaron y Kof se dedicó a probar sus Quesos favoritos. Haw pensó en volver al depósito de Queso Q y encontrar a Kif pero comprendió que ya había intentado que su amigo cambiara. Kif tendría que encontrar su propio camino.

Para evitar que el cambio le volviera a coger desprevenido Kof comprobaba cada día el estado en el que se encontraba su Queso y aunque disponía de grandes reservas realizaba salidas por el laberinto para explorar zonas nuevas y no aislarse en su zona de comodidad. En una de esas salidas escuchó un sonido de un movimiento en los recovecos del laberinto y pensó que podría ser Kif y confió en que quizá, por fin, su amigo fuera finalmente capaz de moverse con el Queso y disfrutarlo.

La moraleja de este libro es que cada uno debe confiar en lo que quiere hacer y no dejar de luchar por cualquier cambio que hay en la vida siempre con optimismo y confianza

El alquimista:


Titulo: El alquimista (Original: O Alquimista)
Autor: Paulo Coelho
Genero: Novela narrativa,reflexiva y ficción
Sinopsis:

El joven pastor Santiago tiene un sueño repetido mientras descansa con sus ovejas en un pasto andaluz, por lo que decide acudir a una gitana para que le interprete el sueño. Después de quedar descontento con la respuesta que recibe, se sienta en un banco de la plaza a leer un libro y conoce a un anciano que dice ser el rey de Salem. Tras tener una conversación con él, en la que le deja claro que es alguien muy especial, Santiago decide emprender un viaje por el norte de África en busca de un tesoro. En su camino conocerá a un sinfín de personas que, cómo él, buscan su propia Leyenda Personal.

Resumen:

Santiago es un joven que con su sed de conocer nuevos lugares se aventura a ser pastor, cuidando sus ovejas y llevándolas al pueblo para vender su lana. Un día, Santiago se sentó en un banco en la plaza para leer un libro, y se encuentra con un viejo, que le dice que no vale la pena leerlo. Santiago, increíblemente asombrado, le pregunta si ya lo ha leído, a lo que el viejo responde afirmativamente.

El viejo le cuenta que es un rey, el Rey de Salem.

Le da la decima parte de sus ovejas a cambio de que le mostrase dónde está su tesoro y el misterioso rey le da unas piedras místicas, una negra y una blanca (Urim y Tumim), y le cuenta una historia: la meta en la tierra de todo hombre es su leyenda personal, encontrarla y alcanzarla. "Cuando una persona desea realmente algo, todo el mundo conspira para que pueda realizarlo". Atraviesa en barco el Estrecho de Gibraltar, llegando a África. Es una tierra ajena, donde todos hablan lenguas extrañas y tienen costumbres y vestimentas muy diferentes, donde reinan los ladrones y bandidos y no se puede confiar en nadie.

Cuando le roban se siente miserable y tonto. Ayudado por un hombre noble se vuelve a aventurar por las calles de Tánger hasta encontrar un negocio de cristales, en el cual entra y empieza a limpiar los cristales expuestos. El dueño, percatándose, le deja hacer sin decirle nada. Después Santiago le dice por señas que tiene hambre. Pasan a un comedor donde el dueño le habla en español y le dice que no era necesario que hubiese limpiado los recipientes, pues su religión le obliga a dar de comer al hambriento, a lo que el muchacho pregunta asombrado por qué lo había dejado limpiar los cristales. El comerciante responde que necesitan una limpieza de vez en cuando.

El hombre contrata al muchacho, este trabaja con empeño y gana mucho dinero para poder regresar y comprar todo su rebaño de nuevo. Gana dinero suficiente como para duplicar su antiguo rebaño y piensa que ese era su tesoro. Pasaba poco menos de un año, cuando un vendedor de té llegó al negocio y el muchacho le recomienda al vendedor de cristales que también el venda té. El dueño de la tienda respondió negativamente ya que en su interior tenía miedo a lo desconocido, tenía miedo a que su negocio creciese y no lo pudiese controlar él solo.

El muchacho le contó que a veces los sueños no se pueden cumplir por la falta de determinación de la gente. Entonces recordó al viejo rey y su leyenda personal; se había olvidado totalmente de ella. El dueño aceptó la idea de vender té en los frascos de cristal y su negocio creció. El muchacho se acuerda otra vez del rey y su leyenda personal. Le dijo al dueño de cristales que al siguiente día se iba y este, con cierta tristeza, aceptó. Al día siguiente, se fue.

Se une a una caravana y se adentra en las arenas del desierto. Por muchas noches y días camina, haciendo amistad con un inglés que busca un alquimista. El caravanero no dormía de noche ya que el miedo lo tenía paralizado; en el desierto se desarrollaba una guerra entre varios clanes y una caravana desconocida es asaltada.

Llegaron a lo que, después de haber estado mucho tiempo en el desierto, parecía el paraíso, un oasis en el que el inglés y el muchacho siguieron su búsqueda. Santiago encontró ahí el amor de su vida, Fátima.

Un día el muchacho estaba adormitado en las arenas, cuando dos gavilanes aparecen en el cielo y él tiene una visión, en la cual ve a cientos de hombres entrando en el oasis, matando y quemando todo a su paso.

El muchacho le cuenta su visión a los jefes tribales, los cuales le hacen caso omiso, argumentando que el desierto nunca da señales a extraños.

Pero el joven tenía la confianza de todos y comienzan a prepararse.

Esa misma noche, el joven, estaba caminado por el desierto; de repente un jinete negro con voz grave e intimidante le pregunta si él había sido la persona que tuvo la visión de los gavilanes, a lo cual respondió afirmativamente, argumentando que los gavilanes lo habían escogido para decirle lo que tenían que decir.

El jinete desenvainó su espada y rozó con ella la cabeza inclinada del chico. Era tan filosa que salió una gota de sangre. La última y más intimidante pregunta que el jinete formula es: ¿por qué estás aquí? A lo cual el joven responde que busca su leyenda personal, poniendo en duda que el Jinete pueda comprenderlo. El jinete envaina su espada y un halcón llega a su hombro. El jinete responde diciendo que ha puesto a prueba su valor. "El coraje es el don más importante para quien busca el lenguaje del mundo".

El muchacho se sorprende porque aquella persona hablaba de cosas que poca gente conocía. "Es necesario no claudicar nunca, aun habiendo llegado tan lejos".

El muchacho ya lo sabía, había encontrado al Alquimista. Y regresaría con él al siguiente día.

En la mañana su visión se había cumplido: 500 jinetes entraron al oasis, pero los nativos de éste los esperaban; en cuestión de minutos había 499 cuerpos esparcidos por las arenas y el comandante del batallón fue condenado a una muerte sin honor, en la horca.

Esa misma noche Santiago va a caminar al desierto. Tras un largo rato se sienta a pensar y ve una silueta acercándose rápidamente. Es el Alquimista, con unos gavilanes posados sobre sus hombros. Lo invita a pasar a su tienda, cocinan y comen aquellas aves.

Después el alquimista acepta (a pesar de las dudas de Santiago) ser el guía hasta las Pirámides de Egipto. En este punto Santiago se transforma, ya que se "convierte" en una persona "normal" que no quiere seguir sus sueños ni su Leyenda Personal; se vuelve un conformista que sólo quiere vivir en el Oasis con su amada Fátima. El Alquimista le explica a Santiago que si no sigue su Historia Personal vivirá un tiempo feliz pero será una persona vacía.

Santiago se despide de Fátima y parte a la mañana. Fátima jura que le esperará y que mandará besos y su perfume a través del viento.

El Alquimista y el muchacho parten y después de varios días se cruzan con un clan algo peligroso sin decirles nada.

Unos soldados los inspeccionan y encuentran en el equipaje del Alquimista un frasco lleno con un líquido amarillo y un "huevo" de cristal amarillo (parecido al ámbar). Los guardias les interrogan sobre esos extraños objetos: el Alquimista responde con la verdad, diciéndoles que es el Elixir de la larga vida, con el cual jamás caerán enfermos; el otro artículo es la Piedra Filosofal: con un solo grano de ésta cualquier metal es convertido en oro. Los soldados se ríen y los tachan de locos.

Después de alejarse de los soldados, Santiago pregunta al Alquimista sobre la verdad de sus anteriores palabras, y este responde que lo dijo para enseñarle una simple y valiosa lección de la vida: "Los hombres no reconocen los tesoros aunque estén frente a sus ojos", puesto que simplemente no creen en ellos.

Pasan los días y ellos siguen avanzando hacia su destino. Se cruzan con otro clan cuyos guardias los detienen argumentando que son espías del clan enemigo. Los llevan ante los generales y el Alquimista afirma que los dos son alquimistas, pero que el muchacho se puede convertir en viento. Los generales, entre escépticos y asombrados, les dan tres días para probarlo. El joven medita durante dos días. Al tercero conversa con el desierto (ambos hablan el mismo idioma "El Lenguaje del Mundo") y le pide ayuda; éste le responde que no puede solo, y que necesita ayuda del viento, el cual también acepta pero tampoco puede convertir al muchacho en viento. Entonces el le pide ayuda al sol y este le dice que le falta algo mas antes de convertirse en viento. Finalmente el le reza a "La Mano que lo Creo Todo" (Dios) y este acepta. Los generales asustados ven como se convierte en viento, mientras el Alquimista observa sonriente. Ese día fue histórico para el clan; sus descendientes aún cuentan la historia de un joven que se había convertido en el mismo viento.

Siguen su camino y llegan a un monasterio donde les atiende un monje vestido de negro; les invita a pasar y conversan. El Alquimista toma después un pedazo de metal, de forma esférica, y lo convierte en oro. Luego lo parte en cuatro, le da un pedazo al monje (por su ayuda a todos los peregrinos), le da un pedazo al muchacho para seguir su camino, se guarda un pedazo y le da el otro al monje por si lo necesitase el muchacho.

El Alquimista regresa a su tienda y el muchacho sigue su camino. Horas más tarde, el muchacho llega a las Pirámides y empieza a cavar. Está agotado cuando llegan unos asaltantes y encuentran oro en la ropa del muchacho. Lo golpean y éste grita "¡estoy buscando un tesoro!". Paran de golpearlo y el líder le dice "no morirás, para que aprendas que un hombre no puede ser tan tonto como para seguir un sueño y cruzar el desierto por esa razón"; le dice que él también había tenido un sueño, sobre un tesoro en una iglesia semidestruida en España, y que no era tan tonto como para ir hasta allá sólo por un sueño.

Santiago se levanta y le sonríe a las Pirámides. Ha encontrado su tesoro.

De nuevo en España cava y encuentra un cofre con monedas antiguas de oro españolas y piedras preciosas: ha realizado su Leyenda Personal.

Acostado, mirando las estrellas, una corriente de aire que proviene del desierto toca a Santiago. Aquel perfume y aquel beso que le llevó el viento le resultan familiares. "Ya voy Fátima" es la última frase.

______________________________
avatar
Ace

Admin Ace
Admin Ace

Masculino Ecuador
Mensajes : 3627
Fecha de inscripción : 28/07/2012
: The Chosen Ones

ATOs : 406
Reputación : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.